Alcalá la Real

Dos ciclistas del CD Ciclocubín completan en 87 horas la París-Brest-París

Eduardo Soler y José Antonio Jiménez han tomado parte en la legendaria prueba cicloturista de 1.200 kms de recorrido, que concluía el pasado jueves

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Eduardo y José Antonio, en la prueba cicloturista francesa.

Eduardo Soler Rosales y José Antonio Jiménez Castillo son los nombres de los dos ciclistas “randonneurs” del CD Ciclocubín que este jueves completaban la París-Brest-París, una de las pruebas de cicloturismo más legendarias del mundo. Los orígenes de la carrera se remontan a 1891, año en que se disputó la primera edición. No obstante, fue en 1931 cuando el Audax Club Parisien comenzó a celebrar la París-Brest-París randonneur, es decir, la versión para cicloturistas. Se trata la prueba reina de la larga distancia en esta especialidad. Cuenta con un límite de 8.000 inscritos por su gran demanda a nivel internacional, y en ella toman parte apasionados de este deporte procedentes de 60 países.

El objetivo es completar un recorrido que une la región de la Isla de Francia con la Bretaña, ida y vuelta, lo que supone una distancia de 1.200 kilómetros. Pese a su carácter no competitivo, hay una condición esencial: el itinerario debe completarse en un máximo de 90 horas. “Nosotros hemos empleado en torno a 87 horas”, asegura Eduardo Soler, quien se muestra enormemente satisfecho con la experiencia “Hay participantes de todo el mundo y la amabilidad de los franceses a lo largo de todo el recorrido es espectacular. Te puedes encontrar de noche, a las tres de la madrugada, a una familia en la puerta de su casa, que te ofrece café, caldo o dulces, o incluso te ofrecen una cama por si quieres descansar o te invitan a cenar. Es importante remarcar que no se trata de una competición. Todos los que terminamos somos ganadores”, remarca.

Los dos ciclistas castilleros se han desplazado para su participación en la mítica prueba junto a un equipo nacional que ha viajado desde Madrid, en un viaje organizado por la Federación Española de Cicloturismo. La prueba se disputa cada cuatro años, lo que hace que sea aún más esperada. La edición de este año ha sido la vigésima y se ha celebrado entre el 20 y el 24 de agosto. Una experiencia en convivencia y camaradería en el país donde el ciclismo se vive con mayor pasión y que Eduardo y José Antonio guardarán, a buen seguro, para siempre.


 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN