Jerez

El presidente de la Diputación de Jaén demanda a Pelayo por atentar contra su honor

Se basa en unas declaraciones en la FEMP en las que presuntamente insinuó que Francisco Reyes compra con dinero público la voluntad de los ayuntamientos de Jaén

  • María José García-Pelayo, en una reunión de la FEMP. -
  • No reclama indemnización económica, pero sí que García Pelayo dé lectura a la sentencia del procedimiento en el Consejo Territorial de la FEMP

Francisco Reyes, presidente de la Diputación de Jaén, ha presentado una demanda contra María José García-Pelayo, en calidad de presidenta de la FEMP, por la presunta vulneración de su derecho al honor a raíz de unas manifestaciones realizadas en el Consejo Territorial del ente supramunicipal el pasado 21 de marzo en las que Pelayo, presuntamente, insinuó que Reyes se dedica a comprar con dinero público la voluntad de los ayuntamientos de Jaén, según viene recogido en la demanda a la que ha tenido acceso este periódico.

En concreto, las manifestaciones se producen en el contexto de un debate en torno a la financiación de los ayuntamientos, en la que la también alcaldesa de Jerez recrimina a Reyes su defensa en favor del Gobierno central, mientras que éste la acusa de "convertir a la FEMP en el brazo armado del PP". Es en ese momento en el que Pelayo le reprocha al presidente de la Diputación de Jaén: "Estamos aniquilados, no tenemos recursos, ya habéis escuchado a los alcaldes, venga... Sí hay dinero para comprar ayuntamientos, como estáis haciendo vosotros en Jaén. ¿Para eso sí? Venga, por favor". Y poco después se justifica diciendo: "Ha salido en los medios de comunicación, que el PSOE le ha ofrecido al Ayuntamiento de Jaén condonarle toda la deuda, por Dios, que ya está bien".

Sin embargo, tres días antes, también había salido en los medios el propio Reyes desmintiendo esas informaciones: "No habrá una quita de la deuda a Jaén por parte del Gobierno de España, porque no puede haberla". Manifestaciones en la que sustenta que se haya atentado contra su honor.

En este sentido, en la demanda se recoge que las declaraciones de la presidenta de la FEMP "expresan una opinión o jucio en el marco de la libertad de expresión", pero "tanto las declaraciones como la información comunicada faltan a la verdad", por lo que la presentación de la misma persigue "que el honor y buena imagen del Presidente de la Diputación de Jaén queden restablecidos".

 A este respecto, cabe reseñar que en la súplica presentada ante el Juzgado de Primera Instancia de Jaén se solicita que se declare "la intromisión ilegítima en el honor" de Francisco Reyes por parte de María José García-Pelayo, al "haber realizado unas declaraciones injuriosas y haber transmitido una información absolutamente falsa que afectan a su reputación y buen nombre", así como se renuncia a cualquier tipo de indemnización económica, solicitando que se condene a la presidenta de la FEMP a "dar lectura de la sentencia que ponga fin al procedimiento en la primera sesión del Consejo Territorial de la FEMP tras la firmeza de la misma".

En la demanda se insiste en que las declaraciones de García-Pelayo se producen en el marco de un debate político, "ahora bien, el debate político no supone una patente de corso que ampare cualquier tipo de declaración de naturaleza injuriosa y groseramente falsa". Así, prosigue, "en el caso que nos ocupa la presidenta de la FEMP realiza unas declaraciones poco afortunadas, con muy mal gusto y nulo respeto  por el presidente de la Diputación de Jaén, en las que viene a decir que el presidente estaría comprando con dinero la voluntad de los ayuntamientos de la provincia de Jaén. Sin embargo, las declaraciones se compadecen mal con la verdad, pues tres días antes el presidente de la Diputación dio una rueda de prensa en la que desmintió categóricamente que el Gobierno de España fuerse a condonar la deuda del Ayuntamiento de Jaén. La presidenta de la FEMP mintió gratuitamente en la sesión del Consejo Territorial con la única finalidad de desacreditar al presidente de la Diputación".

A este respecto, sostiene que el ejercicio del derecho de la libertad de expresión por parte de Pelayo "es ilegítimo, pues realizó unas declaraciones injuriosas" que eran "como decir que el presidente de la Diputación de Jaén es una suerte de Padrino que maneja y extorsiona las voluntades políticas de los ayuntamientos de nuestra provincia", al tiempo que "traslada una información que dice publicada en prensa que resulta total y absolutamente falsa".

Y remarca: "La información transmitida por la presidenta de la FEMP no solo es sesgada, sino que se trata de una información groseramente falsa e impropia de un cargo público (alcaldesa de Jerez) que ostenta la presidencia de la FEMP, con la única finalidad de desacreditar y atacar al honor y buen nombre del presidente de la Diputación de Jaén, al atribuirle un comportamiento cuasi mafioso".

Finalmente, la demanda recalca que su finalidad no es obtener indemnización económica por el "daño moral sufrido" por el presidente de la Diputación, sino que "de lo que realmente se trata es de que el honor de Francisco Reyes quede reparado mediante la lectura de la Sentencia firme que resuelva este procedimiento en la sede de la FEMP, teniendo la misma publicidad que tuvieron las declaraciones injuriosas e informaciones falsas que la presidenta de la FEMP profirió sobre el presidente de la Diputación".

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN