Arcos

¿Para qué sirve una naranja? (agria)

El alumnado de Cocina de Arcos ofrece a la población una deliciosa mermelada elaborada con el denostado fruto para donar los beneficios a una acción solidaria

Publicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai Publicidad Ai
  • El alumnado del IES Alminares, mano a la obra, elaborando mermelada. -

No es la primera vez que se habla del uso que se puede dar a la denostada naranja agria (o amarga) que decora en sus frondosas ramas las calles de Arcos. En ocasiones, ha sido alguna empresa privada la que ha retirado el fruto de los árboles para la elaboración desde mermelada hasta productos cosméticos. Pero en rara ocasión se ha dado a ese fruto un fin claramente solidario. Ésta ha sido la idea, una vez más, del imaginativo chef Antonio Orozco junto al maestro pastelero Sergio Sánchez que plasmar con su alumnado del ciclo de Cocina del IES Alminares de Arcos; un proyecto que nace con el nombre ‘La naranja Amarga & Agriasolidaria Fest 2.4’. Sus promotores ponen a la venta en el mercadillo o ‘Barato’ de este viernes la primera producción de mermelada cuyos únicos ingredientes serán la naranja agria de los árboles urbanos, azúcar y mucho cariño. Los tarros de cristal, donados por la  empresa paternera Cantizano Salsas, envasarán un producto que promete calidad y por el que el  público pagará un simbólico precio. La recaudación será para alguna asociación solidaria o algún proyecto en este sentido. La venta también podría llevarse a cabo en el entorno del Paseo de Andalucía.  

Esta iniciativa cuenta también con el gesto solidario del Camping Lago de Arcos, que ya ha realizado una donación muy elevada al comprar parte de la producción de mermelada para ofrecerla a sus clientes en desayunos y aperitivos. “El proyecto pretende crecer con un festival musical, concursos de pintura al aire libre, relatos al naranjo y sus naranjas, el concurso de la mejor mermelada del año y, por qué no, una ruta de platos”, sugiere Antonio Orozco.  

Además, esta iniciativa pretende integrarse en  el ‘Proyecto Alminares al Verde’, que pone en valor el uso de espacios ajardinados del propio instituto, dando además uso a un producto infrautilizado.  En suma, “un proyecto muy ilusionante que refresca nuevamente el día a día de los alumnos de este centro formativo en gastronomía. Un proyecto que nace para perdurar en el tiempo y poder ofrecer un bocado solidario a nuestros ciudadanos y visitantes. Las calles de de Arcos  se visten de lunares naranjas en los meses del invierno y en estos momentos donde el desperdicio alimentario es un tema a tener muy en cuenta, hemos recogido las naranjas de nuestro patio de colegio y con ellas hemos creado un sabor básico  con  el que chuparnos los dedos”, expresa el ilusionado chef.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN