Publicidad Ai
Publicidad Ai

Barbate

Julio Fernández Varo, una vida entre la espada y las palabras

Julio Fernández Varo es un escritor, poeta y autor teatral y de zarzuelas nacido en Barbate en 1871 y fallecido en Bilbao en 1956

Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad AiPublicidad AiPublicidad AiPublicidad Ai
  • Cementerio donde descansa Julio Fernández Varo.
  • Falleció en Bilbao el 14 de noviembre de 1956, siendo enterrado en el mismo panteón que había hecho construir para su esposa
  • Tanto la carrera militar como la literaria, están en el origen de su nombramiento como Caballero de la Orden de Alfonso XII
  • Su infancia transcurre enteramente en el pueblo, donde su padre es uno de los dos fareros de Barbate

Julio Fernández Varo es un escritor, poeta y autor teatral y de zarzuelas nacido en Barbate en 1871 y fallecido en Bilbao en 1956, ciudad en la que desarrolló la mayor parte de su obra literaria.

Desconocemos si es por causa de traslado o por trabajo, pero se traslada a Bilbao, donde aparece empadronado en 1900, estableciendo su residencia en la calle Jardines, número 6

No sabemos muchos detalles sobre su vida. Al parecer, su infancia transcurre enteramente en el pueblo, donde su padre es uno de los dos fareros de Barbate. En el hogar que habita la familia, junto al faro, conoce a la que años más tarde será su esposa, Carolina Babio Pascual, hija del otro farero, nacida en Tarifa.

A los 18 años, o sea, hacia 1892, elige la carrera militar, en contra de la opinión de su madre, a quien dedica entonces una de sus primeras composiciones poéticas, una octava real. Más tarde, en plena guerra de Marruecos, permanecerá de servicio durante seis años en Ceuta y Melilla.

Cementerio donde descansa Julio Fernández Varo.

Parece que es en el ejército donde Julio, mientras desarrolla su carrera militar, estudia una carrera académica, algo poco accesible a los barbateños de entones, obteniendo el título de Ingeniero de Caminos.

Desconocemos si es por causa de traslado o por trabajo, pero se traslada a Bilbao, donde aparece empadronado en 1900, estableciendo su residencia en la calle Jardines, número 6. Tres años más tarde contrae matrimonio con Carolina Babio, trasladándose a vivir a la Alameda San Mamés, número 14. En esta fecha, se sabe que trabaja como oficial de Obras Públicas, empleo con el que acabará jubilándose.

Su afición a la literatura que, como hemos visto, aparece ya en su juventud, se va desplegando ampliamente conforme pasan los años, siendo en ella un hito importante -según puede deducirse de sus composiciones- el fallecimiento de su esposa, acontecido el 22 de marzo de 1918, a quien dedica versos de honda emoción, como los contenidos en el soneto que comienza ‘Nunca te lloraré bastante, Carolina...’

Colaborador habitual en diversos medios de la prensa vasca, especialmente en la revista Vida Vasca (1915-1948), también escribió -"con alguna fortuna", como diría Carlos Bacigalupe- obras teatrales, zarzuelas, libros de poesía y, al menos, una novela que permanece inédita: “María de la Luz”.

Tanto la carrera militar como la literaria, están en el origen de su nombramiento como Caballero de la Orden de Alfonso XII. También sabemos que fue cofundador y presidente de la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Bilbao, en 1926.

Entre las obras teatrales de su autoría, de las que publicó siete, se conocen: "Sin corazón" (escrita en 1911), "Flores y espinas", "Marina", "La mala idea", "Plaza cubierta", "Sirinola", "Padre no, padre sí", "Hacer el primo", "Andaluces y castellanos", "Los golfillos", "La gitana" y "Laurel de cruzada".

De sus zarzuelas, conocemos "La coqueta", "La mora Aixa" (música de Francisco Berenguer Fortún), "Mariuca"(estrenada en 1936 y con música de Pedro Martínez Larrazábal) y "Sor Dolores" (también estrenada en 1936 y con música de Francisco Berenguer Fortún).

También publicó cuatro libros de poesía, y muchos de sus poemas aparecieron en diversas publicaciones periódicas (el primero es de 1903), como "Nuevo Mundo", "Las Migajas", "Unión de Tarifa", "El Nervión" y "Vida Vasca", recopilando el autor algunas en el poemario "Mis amigos", donde inserta unos 350 poemas, que edita en 1929, y en el que, a excepción de los dedicados a su añorada esposa y a su madre, cada uno de ellos lo está a un amigo.

Finalmente, conocemos un relato corto (es presumibble que escribiese otros), llamado "Rectificación", escrito en 1936.

 Julio Fernández Varo

Después de 1936 se reducen sus publicaciones, o al menos no se conocen. Parece que su actividad literaria, que había alcanzado en ese mismo año su culmen, sin que conozcamos los motivos, registra un descenso considerable.

Julio Fernández sentía gran orgullo por sus creaciones literarias o, por lo menos, por el juicio que de ella había hecho la crítica, pues manifestó a un periodista que "mi obra ha sido examinada y elogiada, creo que con justicia...".

Falleció en Bilbao el 14 de noviembre de 1956, siendo enterrado en el cementerio de Vista Alegre, en el mismo panteón que había hecho construir para su esposa.

La obtención de los datos para esta sucinta biografía ha contado con la amable colaboración de las siguientes personas: Itziar Goikolea, Archivo Municipal de Bilbao y Carlos Bacigalupe, oficina del Cementerio Municipal de Bilbao.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN