La Pasión

El Cristo del Buen Fin, en su paso, junto al nuevo misterio de Darío Fernández

Será uno de los grandes estrenos de la Semana Santa de Sevilla 2024

Publicidad Ai

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

El nuevo misterio de la hermandad del Buen Fin en San Antonio

La Hermandad del Buen Fin ha vivido este miércoles, a una semana de su estación de penitencia, una jornada histórica. El escultor Darío Fernández ha entregado las nuevas imágenes secundarias que acompañarán al Santísimo Cristo del Buen Fin, con las que se recupera escena desaparecida hace décadas de la Semana Santa de Sevilla. Cientos de cofrades se han acercado al Convento de San Antonio para ser los primeros en ver el resultado del misterio sobre las andas procesionales. Las cuatro nuevas imágenes vienen a acompañar al Santísimo Cristo del Buen fin, obra de Sebastián Rodríguez en 1645.

Con José de Arimatea, Nicodemo, Santa María Magdalena y un soldado romano, la cofradía del Miércoles Santo representa el momento previo a la retirada del cadáver de Cristo. En la parte trasera del paso, José de Arimatea entrega al soldado el pergamino con la autorización de Pilatos para retirar del cuerpo; a los piés del Cristo, María Magdalena abraza la cruz, recordando la pintura de San Francisco abrazando a Cristo en la cruz, de Murillo; por último, en la delantera del paso, Nicodemo porta una escalera inclinando su mirada hacia el rostro del crucificado.

El soldado lleva un atuendo similar al de los romanos del paso de la Hermandad de la Amargura, con un cepillo de plumas rojas sobre su cabeza, sujetando una lanza en su mano derecha; el resto lucen ropas bordadas y encajes. Para que las cinco imágenes cupiesen en el paso, ha sido preciso aumentar el tamaño del canasto. Cabe recordar que el anterior misterio, realizado por Luis Álvarez Duarte y que procesionó entre 1972 y 1997, ha sido vendido a la María Santísima del Rosario del Mar en sus Misterios Dolorosos, de Almería.

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN