La Pasión

Inaugurada la exposición sobre la restauración del manto de la Virgen del Socorro

‘Bajo un manto de Amor’ podrá visitarse hasta el 18 de febrero en la Fundación Cajasol La hermandad del Amor ha inaugurado este jueves la exposición ‘Bajo un manto de Amor’ en la sede de la Fundación Cajasol. En ella se presentarán los trabajos de restauración del manto procesional de la Virgen del Socorro, que […]

Publicidad Ai Publicidad AiPublicidad Ai

‘Bajo un manto de Amor’ podrá visitarse hasta el 18 de febrero en la Fundación Cajasol

La hermandad del Amor ha inaugurado este jueves la exposición ‘Bajo un manto de Amor’ en la sede de la Fundación Cajasol. En ella se presentarán los trabajos de restauración del manto procesional de la Virgen del Socorro, que se han llevado a cabo en el taller de Manuel Solano Rodríguez bajo la supervisión y el asesoramiento del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico (IAPH).

La intervención se ha prolongado durante más de 24 meses y ha permitido recuperar el esplendor de esta joya del bordado sevillano que se estrenó el Domingo de Ramos de 14 de abril de 1957. Se cumplen actualmente 66 años de aquella ocasión. La exposición podrá visitarse de lunes a sábado en horario de 11 a 14 horas y de 18 a 21 horas.

La exposición

Consta de tres salas. En la primera de ellas se ahonda en las peculiaridades que rodearon la ejecución de la pieza. El manto se ejecutó entre 1953 y 1957. Fue diseñado por Joaquín Castilla y bordado por Conchita Fernández del Toro, que a sus 71 años acababa de cerrar su propio taller de bordados con la idea de jubilarse. Para su ejecución, la hermandad montó su propio taller en las hoy dependencias de la Calle Villegas y facilitó todos los materiales, pagando semanalmente a la maestra y a sus bordadoras.

El manto está bordado exclusivamente en hilo de oro. Destaca por el complicadísimo diseño de los módulos ornamentales y por la gran interpretación técnica de las bordadoras. La hermandad conserva abundante documentación gráfica, diseños y otras piezas de los 4 años, 2 meses y 7 días que duró el proceso de ejecución. Entre ellos destaca una placa forjada por Seco para que las bordadoras se hicieran una idea del realce que debía tener el bordado. El coste económico de esta obra se acercó casi al millón de pesetas. La cantidad de oro empleada en su ejecución y la minuciosidad de los trabajos convierten al manto de la Virgen del Socorro en una pieza muy exclusiva. La maestra Conchita Fernández del Toro recibiría por esta magnífica obra la Medalla al Mérito en el Trabajo en su categoría de plata, distinción que le fue impuesta en las dependencias de la hermandad.

La segunda de las salas estará dedicada a exponer el laborioso proceso de restauración del manto. Antes incluso de decantarse por el taller que ejecutase los trabajos de restauración, la corporación se propuso reconstruir digitalmente el diseño original del manto. Seis meses de trabajo empleó el arquitecto Sergio Cornejo en recrear la plantilla digital de la obra tal y como se concibió, corrigiendo las deformaciones que ha sufrido por su manipulación con el paso de los años. Para realizar este estudio digital del diseño del manto se llegó a emplear un dron en el interior de la Colegial con el fin de tomar imágenes cenitales de la pieza textil.

El 24 de noviembre de 2020 el manto fue trasladado al taller del bordador y restaurador Manuel Solano Rodríguez, en Morón de la Frontera. Tras los ventanales del número 22 de la Calle Jabonería, las manos maestras de una decena de bordadores y bordadoras se han afanado diariamente en devolver a esta joya de la artesanía sevillana el esplendor perdido con el paso del tiempo. Hallar un terciopelo de una tonalidad y una composición similares al que se empleó en la confección del manto no ha resultado tarea fácil. Finalmente, después de una ardua búsqueda, el nuevo terciopelo se localizó en la ciudad italiana de Lecco, cercana al lago Como.

Para la limpieza de parte de los bordados se ha contado con la colaboración de la restauradora textil Laura Pol. El manto se ha rematado en su perímetro con una blonda de encaje de bolillo de oro fino, copia de la antigua, realizada por el encajero sevillano D. Alfonso Aguilar y cuya longitud supera los 18 metros.

Por último, en la tercera de las salas podrá admirarse el magnífico manto restaurado, obra cumbre del bordado sevillano que aúna la singularidad de su ejecución, su indiscutible calidad y riqueza artísticas y su gran valor sentimental para los Hermanos del Amor. Comisariada por Joaquín Ruíz Franco-Baux, en la muestra también podrán admirarse la
saya marfil y la toca de sobremanto pertenecientes al ajuar de la Virgen del Socorro y que han sido restauradas en el IAPH. Ambas piezas fueron diseñadas por Joaquín Castilla a juego con el fastuoso manto procesional de nuestra dolorosa y realizadas, igualmente, en el taller de bordados que, bajo la dirección de la maestra bordadora Conchita Fernández del Toro, montó la hermandad en sus dependencias de la Calle Villegas.

Comisariada por Joaquín Ruíz Franco-Baux, en la muestra también podrán admirarse la saya marfil y la toca de sobremanto pertenecientes al ajuar de la Virgen del Socorro y que han sido restauradas en el IAPH. Ambas piezas fueron diseñadas por Joaquín Castilla a juego con el fastuoso manto procesional de nuestra dolorosa y realizadas, igualmente, en el taller de bordados que, bajo la dirección de Conchita Fernández del Toro, montó la hermandad en sus dependencias de la Calle Villegas.

 

 

TE RECOMENDAMOS

ÚNETE A NUESTRO BOLETÍN